Páginas

lunes, 22 de septiembre de 2014

VESTIDO DE FIESTA

Para la entrada de esta semana os he preparado un vestido de fiesta. Ya sé que no tiene nada que ver con la temática habitual, pero ya sabéis: por aquí siempre va una de cal y otra de arena. Y creo que merece la pena (aunque esté mal que yo lo diga).

Se trata de un modelo que me han pedido para sacarme el título de Corte y Confección. La tela que he empleado es un raso rojo de los baratillos, ya que para la confección del mismo he gastado la friolera de 7 metros de tela, así que la cosa no estaba como para andarse con exquisiteces, y más siendo un ejercicio de clase.

Aunque en el original la falda era por las rodillas, yo me he decidido por currar un poco más de lo necesario (bueno, bastante más) y alargar la falda hasta los pies. ¿Por qué digo que es más trabajo? Ahora os lo explico.

La falda es de tipo capa, es decir, una perfecta circunferencia, así que, cuanto más larga, mayor es el diámetro de la misma, y cuanto mayor diámetro, el perímetro de la circunferencia se dispara. Yo, que mido 1'80 y tengo las piernas más largas que un día sin pan he conseguido que el bajo de la falda midiera algo más de 9 metros... Que me han obligado a coser a mano. Sí, sí, a mano... Me he tirado aproximadamente unas 6 horas aguja en mano y medio ciega (en serio, no veo un pimiento) dale que te pego para coser el p*** bajo. Yo, que desconozco la palabra "paciencia", yo, que desde que me compré la máquina de coser por no coser a mano es que no pongo un maldito hilván, yo, tras horas de resoplidos y farfullar en arameo (en clase se reían), lo conseguí.

Fuera bromas... ¿Os gusta?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada