Páginas

martes, 15 de marzo de 2016

LOVE & METAL

Aquí tenéis mi última creación en lo que a corsés se refiere. Para esta vez he escogido un modelo de 18 piezas, lo que, sumado al forro hacen un total de 36. Está realizado en polipiel negra y satén, y va adornado con un montón de remaches.

Las piezas del pecho las compré prefabricadas (cuando en Cobián tenían buen género, no como ahora, que no tienen nada). Va cerrado por delante con steelballs y por detrás con cordón, de modo que es completamente ajustable.

El resto de remaches y los ojetes de detrás van puestos a mano uno por uno (mis buenas horas me tiré).

Quería que estuviera muy adornado, así que cogí unas piezas metálicas rectangulares que tenía por casa y que nunca les había llegado a dar un buen uso y uní a las tiras de cuero que caen por la cadera. Están cosidas una por una también a mano.

Y para rematar la faena, y aunque no me lo pedían (bueno, tampoco me pedían los adornos, ni los remaches, ni el cuero... pero es que soy así), decidí confeccionar unos pantalones de encaje que combinaran con el corsé. Y... bueno... el resultado ya lo veis, un look de dominatrix total. Para mí se ha convertido en mi favorito.

Y como anécdota para aquellos que me conocen, está el detalle de los tacones, cosa que jamás me pongo y que he comprado exclusivamente para la ocasión, ya que con esos chismes me mato (y me doy con el quicio de las puertas en la cabeza). En serio, no entiendo cómo puede alguien andar con eso en los pies. Yo lo primero que hice cuando me los probé en la tienda fue caerme al suelo (verídico, menuda vergüenza).







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada